La Importancia del Aprendizaje Musical en el desarrollo de la mente de los niños y jóvenes de 3 a 18 años.

 

Desde los albores de la humanidad, la música ha sido una parte fundamental de la experiencia humana. Más allá de su capacidad para entretener y emocionar, la música tiene un impacto profundo en el desarrollo cognitivo y emocional de las personas, especialmente en los niños.

En esta era de avances científicos y tecnológicos,  cada  vez  se  acumula más evidencia sobre los beneficios que el aprendizaje musical puede tener en la mente en  desarrollo  de los niños y  jóvenes,  abarcando desde los 3 hasta los 18 años.

En este artículo exponemos en cinco puntos el impacto positivo que tiene el estudio musical en el desarrollo de nuestros niños y jóvenes.

Desarrollo Cognitivo

El aprendizaje musical activa múltiples áreas del cerebro, estimulando el pensamiento crítico, la memoria y la capacidad de resolución de problemas.

Múltiples estudios han demostrado que los niños que se involucran en la música tienden a desarrollar habilidades matemáticas y lingüísticas de manera más eficiente.

Habilidades Sociales y Emocionales

La música es un lenguaje universal que trasciende barreras culturales y lingüísticas. Cuando los niños tocan instrumentos en grupos o participan en conjuntos musicales, aprenden a trabajar en equipo, a escuchar a los demás y a sincronizarse.

Estas experiencias fomentan la empatía,    la    comunicación    y    la cooperación. Además, la música es una forma poderosa de expresar emociones  y  sentimientos,  lo  que ayuda a los niños a desarrollar habilidades de manejo emocional y autoexpresión.

Creatividad y Pensamiento Abstracto

Aprender a tocar un instrumento o componer música requiere creatividad y pensamiento abstracto. Los niños exploran diferentes tonos, ritmos y melodías, lo que estimula su imaginación y les brinda la libertad de crear algo propio.

Esta habilidad de pensar de manera no lineal y encontrar soluciones innovadoras se traslada más allá de la música y enriquece su capacidad para abordar problemas en otras áreas de su vida.

Disciplina y Persistencia

El aprendizaje musical exige tiempo, esfuerzo y dedicación. Los niños aprenden la importancia de la práctica constante y la disciplina para mejorar sus habilidades musicales.

Este enfoque en la mejora gradual a lo largo del tiempo también les inculca el valor de la paciencia y la perseverancia,                                                cualidades esenciales en cualquier aspecto de la vida.

Mejora de la Autoestima

Dominar un instrumento o lograr una actuación musical exitosa puede ser una fuente significativa de autoestima y confianza en sí mismos para los niños.

A medida que superan desafíos y alcanzan metas musicales, su autoconcepto   se   fortalece,   lo que influye positivamente en su actitud hacia otros aspectos de su vida.

 

 

En el corazón de la filosofía educativa del Julio Verne School late la convicción de que la música es un puente hacia un crecimiento holístico. A través del aprendizaje musical, esta institución ejemplar no solo educa a los niños, sino que también los empodera con herramientas vitales para su   desarrollo   cognitivo,   emocional   y   social.   Con   un   enfoque   en   la colaboración, la creatividad y la superación personal, Julio Verne School ha trascendido el papel de una institución educativa para convertirse en un faro de inspiración y crecimiento a lo largo del viaje de la niñez hacia la adultez.

 

JVS Music Department.

 


The Importance of Musical Learning in the development of the mind of children and young people from 3 to 18 years old.

 

Since  the  dawn  of  humanity,  music has been a fundamental part of the human experience. Beyond its ability to  entertain  and  excite,  music  has  a profound impact on the cognitive and emotional development of people, especially children.

In this age of scientific and technological advances, there is growing evidence of the  benefits that learning music can have on the developing minds of children and young people, from the ages of 3 to 18.

In this article we outline in five points the positive impact that music study has on the development of our children and young people.

Cognitive Development

Learning music activates multiple areas of the brain, stimulating critical     thinking,     memory     and problem-solving skills.

Multiple studies have shown that children who engage in music tend to develop maths and language skills more efficiently.

Social and Emotional Skills

Music is a universal language that transcends cultural and linguistic barriers. When children play instruments in groups or participate in ensembles,  they learn to work as a team, to listen to others and to synchronise.

These experiences foster empathy, communication  and  cooperation. In addition, music is a powerful way to express emotions and feelings, which helps children develop emotional management and self- expression skills.

Creativity and Abstract Thinking

A Learning to play an instrument or compose music requires creativity and abstract thinking. Children explore different tones, rhythms and melodies, which stimulates their imagination and gives them the freedom to create something of their own.

This ability to think non-linearly and find innovative solutions carries beyond music and enriches their ability to tackle problems in other areas of their lives.

Discipline and Persistence

Learning   music   takes   time,   effort and dedication. Children learn the importance  of  constant  practice and discipline to improve their musical skills.

This focus on gradual improvement over time also instils in them the value of patience and perseverance, essential qualities in any aspect of life.

Improvement of Self-esteem

Mastering an instrument or achieving a successful musical performance can be a significant source of self-esteem and self- confidence for children.

As they overcome challenges and achieve musical goals, their self-concept    is    strengthened, which positively influences their attitude towards  other  aspects of their lives.

 

 

In Julio Verne School’s educational philosophy is the conviction that music is a bridge to holistic growth. Through musical learning, this exemplary institution not only educates children, but also empowers them    with    vital    tools    for    their    cognitive, emotional    and    social development.   With   a   focus   on   collaboration, creativity   and   self- improvement, the  Julio  Verne  School  has  transcended  the  role  of  an educational institution to become a beacon of inspiration and growth along the journey from childhood to adulthood.