En un emocionante proyecto educativo, alumnos de 1º ESO se sumergieron en el fascinante mundo de la química al realizar una investigación sobre un elemento de la tabla periódica de su elección. Utilizando la innovadora estructura de aprendizaje colaborativo KAGAN conocida como “Estrella Instantánea”, los estudiantes llevaron a cabo su indagación de manera dinámica y participativa.

Los alumnos se organizaron en pequeños grupos y el proceso comenzó con la selección del grupo de un elemento químico, despertando la curiosidad y el interés personal y grupal. Finalizada la investigación el profesor seleccionó un elemento de la tabla periódica al azar y siguiendo la estructura del aprendizaje cooperativo los estudiantes compartieron sus descubrimientos con sus compañeros de clase. Este intercambio de información no solo fortaleció la comprensión del elemento, sino que también fomentó la colaboración y la comunicación efectiva.

La estrategia permitió que cada estudiante se convirtiera en un experto en su elemento, mientras que, al mismo tiempo, aprendían de sus compañeros. Esta metodología activa no solo desarrolló habilidades de investigación, sino también habilidades sociales y de presentación. El resultado fue un aula vibrante, llena de entusiasmo por la ciencia y un profundo entendimiento de la tabla periódica. Este proyecto demuestra cómo las estrategias pedagógicas innovadoras pueden transformar la educación y nutrir la pasión por el aprendizaje en los estudiantes de secundaria.

 

Elena Orient (Profesora de Physics and Chemistry)

 


 

In an exciting educational project, 1º ESO students immersed themselves in the fascinating world of chemistry by conducting research on an element of their choice from the periodic table. Using the innovative KAGAN collaborative learning structure known as «Instant Star,» students carried out their inquiry in a dynamic and participatory manner.

The students organized themselves into small groups, and the process began with the group’s selection of a chemical element, sparking both individual and group curiosity and interest. After completing the research, the teacher randomly selected an element from the periodic table. Following the cooperative learning structure, students shared their findings with their classmates. This exchange of information not only strengthened the understanding of the element but also promoted collaboration and effective communication.

The strategy allowed each student to become an expert in their chosen element, while simultaneously learning from their peers. This active methodology not only developed research skills but also enhanced social and presentation skills. The result was a vibrant classroom, filled with enthusiasm for science and a profound understanding of the periodic table. This project demonstrates how innovative pedagogical strategies can transform education and nurture a passion for learning in secondary school students.

 

Elena Orient (Physics and Chemistry teacher)